Cómo crear una comida equilibrada para tus hijos.

Cuando preparamos  comida para nuestros hijos, queremos siempre que sea equilibrada.  Se ha discutido sobre la cantidad de carbohidratos, la cantidad de proteínas y de vegetales que debemos servir cada día a nuestros niños.  Lo primero es pensar  que una comida es mucho más que sus nutrientes.

Una comida muestra a nuestros hijos que nos preocupamos por ellos, que los queremos.  Y eso no  quiere decir que los padres que están demasiado ocupados para cocinar para sus  hijos, no puedan encontrar otras maneras de demostrarles amor y afecto.

El hecho es que desde el minuto en que nuestros hijos nacen, son dependientes de nosotros respecto a la comida. Así que, si tenemos solo media hora o 20 minutos al día para preparar una comida para ellos, es realmente mucho más que solo proporcionarles nutrientes.

Debemos elaborar una comida que sea fresca, que sea atractiva, y queremos sentarnos con ellos y que aprendan a disfrutar con la comida.

¿Que comer?

Hay que primar las verduras o frutas y que  ocupen la parte más grande de nuestro plato. Los niños no necesitan comer un plato gigante de comida para alimentarse correctamente. De hecho, Si lo servimos en  platos de tamaño más pequeño, es igual de satisfactorio y es más  apetitoso y atractivo para un niño.  Un niño al que se le sirve en un plato pequeño claramente comerá más que un niño al que se le sirve en un plato mucho más grande.

 

Con las bebidas ocurre lo mismo. Es fundamental dar agua a los niños con la mayoría de las comidas. Realmente es el mejor líquido que pueden beber. Puedes siempre alimentar a tus hijos con zumo recién exprimido.

Comencemos antes de realizar la comida por pensar ¿qué verduras voy a servir con esta comida? No comiences por la proteína. Comienza por pensar, ¿voy a hacer un salteado? O ¿voy a preparar verduras al vapor con una salsa? O ¿voy a hacer una ensalada? Y entonces pregúntate qué iría bien con eso. ¿Podría hacer un pescado al horno? ¿Podría preparar algo de pollo para los niños esta noche?

Después de esto, piensa qué fécula vas a incluir. Y por supuesto, cuánto más integral sea la fécula, mejor será para tus hijos. Así que si puedes utilizar arroz integral en lugar de arroz blanco, o si puedes elegir pasta de quínoa en lugar de la blanca o incluso salvado de trigo. Siempre inclínate por lo menos procesado que puedas con los niños.

Creo que la última cosa que tengo que decir sobre las comidas, es que si al menos uno de los padres puede encontrar el tiempo para sentarse con los niños, son increíbles las historias de todo tipo que surgen durante la comida.

Ha habido mucha investigación sobre la importancia de las comidas en familia y cómo los niños que tienen comidas en familia rinden mejor en la escuela. Socializan mejor. Cuentan con una salida para sus pensamientos y para sus problemas, y tienen un compañero en sus diálogos.

Así que probemos y sentémonos. Recordemos que estamos sirviendo a nuestros hijos algo más que solo nutrientes. Les estamos sirviendo amor y cuidados.

Por favor, síguenos y agréguenos:

Related Post

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.