La mal nombrada afonia

Buenas. Cómo nos encontramos hoy. Os escribo despues de las Navidades para saber que tal nos hemos portado, si hemos comido mas de lo necesario, si nos hemos pegado atracones  si nos hemos pasado comiendo los temidos turrones con los polvorones y esos mazapanes tan ricos. Bueno, empieza otro año y podemos remediar eso.

Hoy os hablaré de lo que se mal llama afonia. Esta palabra significa que el nervio que pasa por la laringe y el que la dirige, esta afectado por operación o por la presencia de algún tumor, lo que provoca que no podamos hablar ni un poco.

Utilizamos esta palabra mal, ya que la nombramos cuando nos queremos referir a una disfonia, que son todas las alteraciones que sufre nuestra voz sin llegar a ser una afonia. Por ejemplo cuando estamos roncos. Eso es una disfonia.

Hay varias clases de disfonias: la simple que es la ronquera; las complicadas que es cuando hay presente alguna úlcera, quiste, edemas, pólipos, etc…; y las particulares como son las infantiles, alteraciones de la muda vocal, la disfonia del cantante,…

Las causas más comunes es la laringitis, los catarros, lesiones benignas de las cuerdas vocales, disfunciones neurlógicas, enfermedades sistemáticas o lesiones malignas.

El tratamiento que se debe seguir para curarle depende de las causas que lo provoquen y actuando sobre ellas podremos curarlo. En el próximo post os hablare de algunos tratamientos relacionados con la alimentación y algunas plantas medicinales.

Os dejo hasta la próxima semana. Hasta otra.

Por favor, síguenos y agréguenos:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.