Cocina y alimentación sana para niños.

Hoy en día la Cocina y alimentación sana para niños se está dejando de lado. Hemos dejado en manos de terceros el trabajo de alimentar a nuestros. La dieta promedio es de aproximadamente en un 70%, de comida procesada. Esta comida es producida por compañías que dan mayor importancia a las ganancias a corto plazo, que a la salud a largo plazo de nuestros niños.

Uno de los mayores problemas es la cantidad de sal, azúcar y grasas están ocultas en estos alimentos, con el fin de extender su vida y realzar su sabor como jarabe de maíz, sal, saborizantes, estabilizadores, y otros conservantes para aumentar sus probabilidades de venta.

 

Un modo de distinguir un alimento altamente procesado de otro menos procesado es viendo el número de ingredientes enumerados en la etiqueta. Si el alimento tiene una larga lista de ingredientes, muy probablemente la comida sea altamente procesada con grasas y agentes colorantes. Especialmente si esos ingredientes no te resultan fácilmente reconocibles.

La mejor opción es la comida que nosotros preparamos y servimos a nuestras familias en nuestros hogares. Cuando cocinamos, debemos decidir qué vamos a dar a nuestros hijos, y, a diferencia de las compañías de comida procesada, nosotros estamos interesados en la salud de la gente que va a comer los alimentos que preparamos.

Podemos asegurarnos de que solo cantidades razonables de grasa, azúcar y sal formen parte de los alimentos que nuestros hijos van a comer. Una dieta donde la mayoría de los alimentos están cocinados en casa, y preparados por alguien que se preocupa por la gente que consumirá esos alimentos, va a ser siempre más saludable para toda la familia.
Conforme van creciendo nuestros hijos nos tienen que ven encantados con las frutas y los vegetales, de esta forma estaremos promocionando esos alimentos ante nuestros hijos.

Hay buscar alimentos que crezcan o sean criados cerca de casa, estas acciones probablemente tengan un efecto positivo en las decisiones que ellos tomen en un futuro.

Si hay un mercado cerca de tu casa, lleva a tus hijos. Si tienes espacio en tu jardín, o incluso en el alféizar de tu ventana, planta algo que después puedan comer con tus niños. Después habla con ellos. Explícales en el lenguaje que sea más apropiado para su edad que esa comida es sana y divertida.

Cuando los niños ven a los adultos sentados a la mesa, para comer alimentos saludables juntos, suelen quedar más dispuestos a probar cosas nuevas. También, deja que los pequeños mezclen los ingredientes en un tazón o que agreguen frutas para hacerse su propio batido, preparar vegetales, o machacar cosas como patatas, plátanos etc…

Poco a poco, los niños comerán sano y sentirán curiosidad por el mundo de la alimentación y la cocina.
Desde aliméntate te iremos dando platos fáciles y divertidos para que tu o tus hijos podrías divertiros realizándolos.

Por favor, síguenos y agréguenos:

Related Post

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.