¿Cuál es el mejor té para cada momento del día?

Té e infusiones

El Té es una infusión de plantas de la familia de las camelias. Su sabor es fresco, ligeramente amargo y astringente. Es una bebida muy popular, tanto que es la tercera más consumida en el mundo por detrás del agua y el café.

Hay pruebas que demuestran que se lleva consumiendo té desde hace miles de años. Su consumo incluso ha estado relacionado con ceremonias rituales.

La Wikipedia nos dice que “el consumo de té (especialmente verde) es benéfico para la salud por contener antioxidantes, flavanoles, flavonoides, catequinos y polifenoles. Debido a sus catequinos, el té tiene propiedades anti-inflamatorias y neuroprotectoras; puede ayudar en la regulación del apetito y por su afinidad con los receptores canabinoides puede disminuir el dolor y la náusea, sirviendo también como calmante.”

Ya sabemos todo lo que nos aporta el té, Pero… ¿Qué té es mejor en cada momento?.

Por la mañana:

Para empezar el día os recomendamos el té blanco.
Esta variedad de té es muy aromática y la mañana potencia esos aromas. Además, es bueno para el estómago, al contrario que el té verde o té negro.

Si buscas sustituir el café en la mañana pero quieres ese extra de energía que aporta la cafeína, aquí tienes un truco: Busca un té blanco de calidad y usa agua muy caliente, casi hirviendo, para prepararlo.
La temperatura del agua no sacará todos los aromas de té, pero si sacará toda la cafeína del té blanco.

A media mañana.

A lo largo de la mañana, lo mejor es el té verde, que aumenta el metabolismo de nuestro organismo, aportando ese extra de energía tan necesario cuando ya hace unas horas que nos hemos despertado.
Un truco para degustar el té verde es rebajar la temperatura del agua, lo que le hace menos amargo. Eso si, aumenta el tiempo en el cual tengas el té a remojo para sacar todo su sabor.

En la comida.

Lo mejor a la hora de la comida es el té negro.
¿Por qué? Principalmente porque es un té resistente a los cambios de temperatura, por lo que podrás degustarlo a lo largo de toda la comida, aún cuando varíe la temperatura del agua.
También porque el té negro ayuda a suavizar los sabores excesivamente grasientos o los muy dulces de algunos platos.

Después de comer.

El té Pu-erh es diferente de otros tés, ya que se le somete a un proceso de fermentación antes de su secado final. Este método hace que sea un té ideal para favorecer una buena digestión.
El único “pero”, que no es un “pero” importante, es que tiene un contenido en cafeína menor que el de otros tés.

 

Por la tarde.

Si aún necesitas ese aporte de cafeína extra por la tarde, lo mejor es el té Oolong. No tiene tanta cantidad de cafeína como los tés blancos o verdes pero es perfecto para las tardes.
Si no necesitas este aporte cafeínico, puedes optar por una infusión más herbal como la Rooibos o por otras infusiones más suaves como la de limón o cualquiera de flores.

Seguro que esos aromas frutales te ayudarán a superar el stress de todo el día.

Por favor, síguenos y agréguenos:

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.